Disco DIVERGENTES 2022

Compongo música y escribo letras para interpretar la realidad, así consigo otra área de comunicación para el debate y la reflexión. Este es mi aporte, intentar estimular. Pero además de compartir ideas, señalo la urgencia de implicarse en la acción. Sugiero participar activamente en los acontecimientos de nuestra época, ya que nos encontramos ante la decisiva década que dibuja un futuro bastante deshumanizado. El desafío exige descartar cualquier forma de pasividad e implicarse a través de las herramientas innatas que cada uno disponemos como tesoros. Todos disfrutamos de ciertos dones y talentos que debemos poner al servicio de la comunidad. El ahora mismo reclama del compromiso formal de la ciudadanía planetaria. Si no estás listo para la aventura, siempre puedes cantar y bailar al son del Rockaware.

A nadie escapa el hecho de que el viejo mundo se muere. Sin embargo, el nuevo mundo y su organización, tarda en aparecer. Es durante el presente espacio de intensos nubarrones, que surgen las pesadillas y los monstruos. Afortunadamente, hay hombres y mujeres inmersos en el proceso de «desaprender» la doctrina de la obediencia al Sistema. Seres humanos que se reconectan con su esencia genuina y su fluir natural. Ciudadanos que aspiramos a nuestra mejor versión, así como a la sociedad que se mejora a sí misma, desde la base y hacia arriba, en cooperación y armonía convivencial. Nunca más a través de una autoridad vertical que deviene autoritarismo.

La civilización «obligada» de nuestra época, existe porque hay una esclavitud «aceptada». Existe un deseo de someterse al líder, de obedecer al uniforme y la regla oficial, aunque sea una acción adversa o ilegal. Un gran masa de gente, prefieren que sean otros quienes decidan y determinen el estilo de sus vidas, mientras les aseguren lo básico, su zona de confort, una falsa seguridad. Los autómatas del Sistema se comportan igual que piezas que encajan perfectamente para que la maquinaria del leviatán tecnológico siga funcionando.

Hay que tener compasión y misericordia con los más débiles y vulnerables que se dejan atrapar, pero la caridad es con uno mismo. De lo contrario, te arrastrarán al abismo del transhumanismo. La pasividad y la apatía se han incrustado en los comportamientos generalizados. El conformismo y la resignación, se transmiten a través de las corrientes mediáticas y los datos informáticos, intoxicando y envenenando las almas ciudadanas que se van anestesiando por grupos y colectivos. Sin embargo…

¡Hacemos lo que somos! Así procedemos los divergentes, los forajidos del Sistema. Actuamos desde nuestra naturaleza intrínseca, sin ninguna clase de artificios, simulaciones o postizos. Vibramos sin máscaras ni armaduras. Conscientes de que el verdadero peligro está en la promesa de seguridad, en la oferta de protección para la defensa de nuestros legítimos derechos que sin embargo, están siendo vulnerados.

La gran mayoría de hombres y mujeres del planeta, son el resultado del ambiente que se impone, aceptando la directriz que se empuja y se fuerza deliberadamente para arrinconar, restringir y desbaratar la pureza del individuo. La gran mayoría de los ciudadanos simplemente SON. Devienen aquello que HACEN. Se limitan a ser, realizando aquello que se espera de ellos y ellas. Ese tipo de comportamiento programado teledirigido, en vez del auténtico desempeño de las actitudes que provienen de la íntima convicción que devine conducta serena y acertada y alegre ¡estimulante!

Por esta razón se traicionan: porque no encuentran amor en sus actos, ni tampoco un destello de libertad en su acción cotidiana. La mayoría de personas dormidas, insensibles a su esencia, por la soberbia del ego ensalzado que asegura el temperamento materialista ¡cometen una infidelidad consigo! En vez del vibrar del alma activada, son desleales con ellos mismos, al someterse voluntariamente al relato controlado. A la narrativa oficial, a pesar de las grandes lagunas y las dudas de su veracidad.  Caen bombas gigantescas, pero aceptan que son truenos o relámpagos. ¿Dónde queda la dignidad humana?

¿Hay que seguir soportando la imposición de más ideologías y de formas concretas de pensar? Lo cierto es que muchos han comenzado a elevar la voz, pero las palabras se las lleva el viento. Hacen falta hechos. No basta con asumir que nuestros derechos y libertades se acumulan en la basura institucional que, en definitiva, está organizando las formas de entender la vida de las generaciones venideras. ¿Qué está sucediendo?…

La radiografía de nuestros tiempos revela lo siguiente: parece que al 80% de la sociedad no le interesa lo que sucede en el mundo verdadero. Parece que prefieren evitar el asumir los riesgos de la honestidad y la valentía. ¿Esto es sano? Elegir la vida miserable, en vez de la existencia humana a plenitud de facultades, ¿es saludable?

Desde marzo del 2020 la sociedad en su mayoría, poco o nada ha hecho ante la constante de las agresiones e intimidaciones. Se ha asumido «la nueva normalidad» sin plantearse otra posibilidad, sin embargo, la alternativa está saliendo a la superficie como urgente necesidad. La solución ha sido tomar las riendas de la propia existencia, desplegando dones y talentos, habilidades y destrezas particulares, para darle forma a los rasgos que definen las reglas del juego que como protagonistas asumimos los divergentes.

Ante el fracaso de los gobiernos, comparsas de una élite insensible y deshumanizada, títeres de la depravación y el totalitarismo, la única solución ha sido darle consistencia a la alternativa dentro del marco del estado de derecho que rige la vida del mundo. Tomar el control desde la coherencia y la creatividad. Nunca desde la violencia y el egoísmo. Jamás repetir los errores actuales.

El camino individual para salvaguardar dignidad y libertad, se convierte en el sendero invencible del desafío que se asume. El compromiso que se comprende. La responsabilidad que se traslada a los hechos, que protagonizan los actos acertados, adecuados, convenientes, apropiados y acordes a la realidad que se vive en la Tierra.

Programa de humanidades ÉxodoPodcast ha planteado en diversas ocasiones y de maneras sutiles, la solución para el Jaque Mate, durante esta decisiva década 2020-30. Se trata de un instrumento en el que cada ser humano es el protagonista, creando la vida que quiere vivir por elección propia.

Lo que frustra es que cada individuo no esté tomando la sartén por su mango, mediante el sabotaje de las reglas absurdas y los comportamientos prefabricados desde el diseño social (macabro). Más que desobediencia civil, hace falta darle forma a la alternativa que está en la intimidad de cada uno: se llama libre albedrío, responsabilidad de la propia existencia, amor a la vida y a la dignidad que acciona la virtud. No dejarse doblegar significa.. ¡ya haber vencido! No dejarse intimidar, equivale a ganar.

Inmunes al miedo. la depresión, la apatía, la resignación. Rebosantes de alegría, entusiasmo, optimismo, coraje. Somos mucho más de lo que nos han estado diciendo desde el colegio y los medios de comunicación.

¿Te consideras divergente? 

 

Escribir una canción es hablarle al mundo. Compartir ideas y sentir y a su vez, la sincronía con las demás almas. El rockaware sirve para estimular la innovación social, para salir del laberinto y apagar las ilusiones que ciegan, desenchufados del Sistema.  Mi labor de divulgación musical se enfoca en causar reflexión e inspirar lo mejor del ser humano. Advertir de los peligros es mi responsabilidad social, un compromiso que asumo en mi calidad de comunicador. Un comunicador con la intención de participar de un mundo más saludable y armonioso, sobre todo, en esta época de acoso al amor y la verdad, de parte de quienes ostentan la posibilidad de mandar.
OL SASHA presenta su nuevo disco con la siguiente declaración: Hay ciudadanos críticos con el Sistema que sin embargo, aportan una visión constructiva para nuestra especie (favorable, aunque parezca radical o temeraria). Hombres y mujeres que no quieren ser títeres (apuestan por su íntima convicción y la despliegan ante la comunidad). No quieren más víctimas del Sistema que aprieta, empuja y desorienta (a los más débiles y vulnerables, sin voluntad). Somos seres humanos imposibles de domesticar (con la propia visión particular que nadie debe alterar o modificar). Nos mantenemos flexibles y ágiles contra viento y marea ¡auténticos! (originales e independientes). Desde la propia autoridad del carácter genuino (basado en los principios humanistas que descartan la imposición de la ley arbitraria que vulnera los derechos fundamentales del individuo). Forjadores del trayecto vital que nadie más puede diseñar (acción intransferible que nunca tendrá sentido que sea asignada a una institución o dispositivo electrónico). Si tú te sientes identificado con este perfil, te encantarán las canciones de consciencia de la nueva propuesta musical titulada: DIVERGENTES.  El Rockaware es música para la innovación social.
La pandemia ha sido el principio del fin. Nos han colado una dictocracia, para la que no hubo oposición. Los que mandan han comprobado lo mucho que pueden presionar y lo fácil que es matar, ¿cuál ha sido la respuesta general de la población mundial? Ante esta agresión perversamente intencionada, régimen siniestro de civilización obligada ¡tiranía geopolítica! Que comience el sabotaje de los mandos intermedios. Basta de seguir como conductores de la maldad. Elige el lado adecuado. La consciencia impresa en la voluntad decente. Seres humanos puros, frente a ciudadanos sintéticos, metalizados por la inyección letal. Dinero digital… crédito social… la huella de carbono… solicitando permiso para todo. Hay que lograr alzarnos hasta el nivel superior. Es tiempo del jaque mate. La música es un buen canal para empezar a dinamizar el alma ciudadana.
Share:

Leave a Reply