VERDAD DE HOY

Ol Sasha realiza un público llamado a las personas afines. Advierte que es necesario variar la perspectiva de la vida y el mundo. Busca otro ángulo desde el que observar. Alienta a mirar el bosque completo, en vez de sólo el árbol de nuestro interés.

Es tiempo de que la mente se desmorone y el alma tome el protagonismo.

DESCARGAR PDF LIBRO «Creando juntos la Sociedad Mejorada» por Ol Sasha

DESCARGAR RECOPILACIÓN ENTREVISTAS PDF «Ol Sasha en profundidad»

DESCARGAR CITAS Y REFLEXIONES SOBRE ROCKAWARE PDF Ol Sasha Personal

DESCARGAR PDF «Ol Sasha axioma musical» 

 

Leticia Herrera Hurtado.- Sueles mencionar en varias de tus canciones «sociedad enferma», ¿a qué te refieres exactamente?

Ol Sasha.- Demencia conformista o pandemia de la idiotez… lo digo con el debido respeto, y con una tristeza inmensa. Te lo juro, pero… ¿cómo las personas pueden sentirse bien con todo lo que sucede e el mundo a diario, día tras día, década tras década? En mi opinión es gracias a la adicción tecnológica que ha enfriado el corazón de los hombres y las mujeres. Gracias al adoctrinamiento que ha inundado de creencias nocivas las mentes de la población mundial. Gracias a la propaganda sistemática que manipula los comportamientos de los ciudadanos que olvidan que disponen de un alma grande y del genuino libre albedrío.

LHH.- ¿Cuál es tu diagnóstico?

OS.- No sugiero que se abandonen todas las comodidades y nos retiremos a vivir como salvajes en el campo o la montaña o junto al mar en una isla desierta. No afirmo que trasladarse a una cabaña de madera sin electricidad ni agua o gas sea una solución, aunque tiene cierto encanto para mí, lavarse en el río rodeado de la belleza natural, haciendo fogatas y mirando las estrellas tranquilamente al anochecer. Mi opinión es que se puede vivir perfectamente sin tantas horas de celular o televisión, con menos vehículos viajando vacíos, colapsando las carreteras, todos soltando contaminación a la espera de moverse otro metro más hasta el próximo semáforo. El Sistema se mantiene por el consumo frenético que abusa de los recursos del planeta, al tiempo que fomenta grandes desigualdades entre la población. La era industrial y tecnológica arruinaron a nuestra civilización.

LHH.- ¿Se puede vivir con menos?

OS.- Por supuesto que sí. Antes de considerarse Ciudadanos Cósmicos y entender el concepto Nación Global Energys, muchas personas fueron soñadores, divergentes, visionarios. Anarquistas señalados como locos de remate por plantear utopías. Cuestionar, indagar, reflexionar, comprender, proponer iniciativas, incluso defendiendo aquellas no aptas desde la óptica de la rentabilidad o la productividad, es algo poco probable, y nada habitual en la realidad cotidiana de las personas. Desafiar la rutina de lo cotidiano, en absoluto es la conducta tradicional. Aunque debería serlo, sobre todo en nuestra época, plagada de incoherencias, abusos e indecencias, y un montón de normas tontas que únicamente favorecen a unos pocos grupos.

LHH.- La gente está distraída, entretenida con muchas cosas..

OS.- Deberían los hombres y las mujeres practicar la creatividad y el empoderamiento, en vez de someterse y obedecer ciegamente. Se puede ir contra el Sistema sin ser un rebelde o un revolucionario. Defenderse de un ataque, jamás puede considerarse un acto violento. Es legítimo, y de obligado cumplimiento. Se puede construir una alternativa desde lo positivo, sin dañar o perjudicar a nadie, protegiéndonos de la maldad.

LHH.- Desde la música, así lo haces tú, pero… ¿es suficiente sólo cantar canciones?

OS.- La música es un canal perfecto para iniciar la innovación social que se hace necesaria y urgente en este siglo veinte. Es lamentable, pero es la verdad: las personas se han convertido en animales. Los animales actúan por instinto, reacción inmediatamente. Ven comida y comen, independientemente que diez minutos atrás se llenaran el estómago. No se dicen a sí mismos «comeré más tarde». El macho huele a la hembra en celo y se abalanza sobre ella. Las personas nos controlamos, por muy atractivo que nos parezca un semejante en el metro o un ascensor, no saltamos sobre él o ella. Reprimimos ese impulso sexual. Esperamos el momento adecuado, no se hace en la calle frente a todos la copulación. A los animales les da igual que alguien los observe mientras realizan el coito. Incluso el niño que mira el pastel a través del cristal, la visión no lo rompe aunque tenga mucha hambre. Si su madre le compra el pastel, no se lo quita a la dependienta de las manos para devorarlo. Espera a que se lo envuelva y, al llegar a casa, podrá tenerlo en su regazo y no comérselo hasta que mamá o papá le den permiso. Claro que este comportamiento tiene mucho que ver con la autoridad, pero parte de la opción del libre albedrío y, sobre todo, de la voluntad. El niño lleva el pastel durante el viaje en automóvil, imaginando su sabor, saboreando lo rico que estará mientras se le hace la boca agua, pero espera. Aguarda. Lo sostendrá en el ascensor, por mucho deseo de comerlo que tenga. No se lo comerá hasta que lo autoricen los adultos. Obedece. Los niños aprenden a acatar órdenes a temprana edad. La población es predecible, automática, porque sigue las reglas establecidas.

LHH.- ¿Qué diferencia a las personas de los animales?

OS.- No es la capacidad del lenguaje. Tampoco se trata de la capacidad de razonar. En mi opinión es la voluntad. Pero la mayoría de personas del mundo lo ha olvidado. El Sistema es sagaz y sutil, pues te habla de libertad. Plantea todas las cosas desde los Derechos y la Ley. Lo cuál atenta directamente contra el libre albedrío, que es la condición innata de todo ser humano. Los ciudadanos disponen de manera natural de consciencia y voluntad suficiente para actuar siguiendo su sentir, a partir del libre albedrío, que es justamente lo que el Sistema pisotea. Esta condición inalienable de todo hombre y mujer del planeta, es lastimada y reducida a la mínima expresión, al obligar a las personas a pasar por el tubo rojo, el tubo verde, el tubo amarillo y también el tubo azul o violeta o negro, dependiendo del país y los gobiernos que determinan el color del tubo por el que deben pasar los ciudadanos para ser aplastados.

LHH.- Aceptar pasar por el tubo, ¿lo consideras un error?

OS.- Aceptar la represión, por supuesto que es un error grave… ¡capital! Porque el Sistema sostiene reglas que lo protegen, mientras la voluntad ciudadana queda aprisionada por el laberinto de la leyes. Hay una trampa implícita que es muy simple: no te comas el pastel ahora. Las cosas importantes se postergan ante la pauta de hacerlo después.

El Sistema está por encima de las personas. Actúa en contra ellas, manipulándolas, y quienes apoyan el funcionamiento del Sistema, apoyan la estructura arbitraria de la autoridad. Son unos pocos bien organizados, que no cumplen las leyes, pero las crean, para controlar y someter a la población.

LHH.- Desde tus canciones propones al público que despierten..

OS.– Despierten, tomen consciencia, actúen según su sentir interno, con la tranquilidad de hacer lo que consideran más adecuado y apropiado, no más correcto y legal. Este es el matiz clave de la ecuación social, ¿me explico?

LHH.- Cantas.. ¿para que se armen?

OS.- Para que se armen de valor para recuperar su potencialidad y así alcanzar la plenitud, dos cuestiones básicas que el Sistema daña y perjudica…. ¡potencialidad y plenitud! La verdad está en el alma humana, no está en el Sistema que impone la doctrina con hostilidad, vestida de orden y falso bienestar. El interior del ser humano es tan hermoso como desconocido. En cada persona, no hay dos lobos luchando en la pradera de su interior. No son el lobo del bien y el lobo del mal.

LHH.- Te refieres a que dos lobos luchan… ¿cuál es el que gana?

OS.- Siempre gana al que tú alimentas… si alimentas al lobo bueno, entonces consiguen ganar los comportamientos buenos, y, si alimentas al lobo malo, conseguirán ganar los comportamientos malos, pero el quid de la cuestión es ¿qué es bueno? y ¿qué es malo? Malo es contradecir a la autoridad y negarse a cumplir una ley, ¿sí? ¿no? Cuántas leyes absurdas, injustas, indecentes, incoherentes… ¡existen! ¿Cuántas hay, que la policía y otras instituciones te obligan a cumplir? Para qué la agonía del niño que quiere comerse el pastel en el mismo instante que lo ve, sufriendo la presión de resistirse hasta obtener la luz verde.

LHH.- Estás diciendo que es una especie de espejismo intencionado… una táctica para la distracción… un llevar el debate a otro lugar…

OS.- En vez de mencionar el contenido del cuadro, se habla únicamente del marco del cuadro, para alejarnos del diálogo interno… exactamente es lo que afirmo (sonríe y asiente con la cabeza). Hay dos lobos o fuerzas contrapuestas que causan el dilema de si obedecer o emanciparse… y pueden ser lobos blancos y negros o también, un ángel, frente a un demonio. La cuestión es si seguir dominados o alcanzar la independencia. La autonomía debería estar implícita en la vida ciudadana, pero el Sistema se ha encargado de crear ilusiones y trampas como el dinero o los tribunales de juticia. Así mantiene la lucha en el interior del ciudadano.

LHH.- Mientras se hable de blanco o negro… cuando se plantea la fuerza del ángel y el demonio… lo que es legal o ilegal, el debate nos aleja de lo esencial.

OS.- El ser humano debería enfocarse únicamente en el alma, en vez de confundirse con a cuál de los dos lobos le otorga la prioridad. Porque demasiadas veces resulta que hacer «lo que el lobo malo» indica, se convierte en una traición a la propia naturaleza y el sentir de uno mismo. Esa imagen dual de lucha, es un invento del exterior que se imprime a temprana edad. Una influencia del Sistema que se propaga en la sociedad. Lo que es «bueno» y lo que es «malo», debe establecerlo cada ser humano. Si viene impuesto desde algo ajeno a él o ella, sin opción a rectificarse en caso de no estar en la misma frecuencia, la esencia del ser… ¡desaparece! Aparece el títere, el autómata, el ciudadano hipnotizado, la personas entretenida en el duelo absurdo de algo que no le es propio.

LHH.- Y si no sigue las directrices, es castigado… hay una constante amenaza de la autoridad… surge el miedo al castigo, que deviene pasividad y apatía, conformismo

OS.- Los parámetro dibujados por el Sistema y su propaganda de adoctrinamiento aseguran lo que es, exactamente, «correcto» o legal y «bueno». Correcto para sus intereses, y bueno paras sus lograr sus intenciones, maquillado desde lo legal. El ciudadano acaba haciendo lo que el «lobo bueno» ha señalado, a pesar de no estar en su vibración interna, lo cual debilita su potencialidad y evita la plenitud de la persona.

LHH.- La mayoría de la gente no quiere moverse de su zona de confort.

OS.- Efectivamente, la mayoría teme lo desconocido. Prevalece el dicho «más vale malo conocido que bueno por conocer» y el atractivo misterio se queda entre la niebla. También se impone el «más vale pájaro en mano que ciento volando» por lo que creatividad e innovación se sacrifican a falta de audacia y arrojo, pero… ¿cuándo alguien se ha arrepentido por ser valiente? Muchas de las creencias que se difunden desde la propaganda del Sistema que enlata mensajes en los productos de entretenimiento son nocivas y actúan como virus para la pasividad. ¿Por qué hay tantas películas de asesinos en serie, policías y ladrones, delincuentes y droga? Series de abogados y casos en los tribunales de justicia que enfrentan a dos bufetes… Pues existen porque justifica el Sistema, la estructura de poder, la autoridad, el castigo y la cárcel.

LHH.- ¿Consideras que todas estas cosas que explicas le sirven a alguien?… La gente ya no quiere explicaciones, les asustan todos los trapos sucios guardados bajo la alfombra.

OS.- Normalmente no gustan mis argumentaciones (guiña el ojo). Sólo son válidas para aquellas personas que quieren crecer y desarrollarse. Pueden tener una posición crítica hacia el mundo y la vida, porque saben que los ayuda a evolucionar como seres humanos. Lo peor de nuestra época es que la gran mayoría no se formula preguntas, sobretodo los jóvenes, atrapados en Internet. No buscan respuestas. Prefieren que se les expliquen las cosas, sabiendo que es mentira. Existen suficientes afrodisíacos del entretenimiento para contentar a todos. Las almas humanas se han arrugado, y ya no respiran ¡se ahogan! Así es imposible vibrar. No lo entiendo… por qué sólo sobrevivir y malvivir… hay que hacer algo concreto y determinante con este valioso tesoro que es la vida. De lo contrario, la pasividad te hace cómplice del Sistema. La apatía te convierte en verdugo de las futuras generaciones.

LHH.- Muestras una realidad que es verdadera.. fascinante e intimidante.

OS.- Leticia, es tiempo de que la mente de desmorone y el alma haga ese magnífico «click» que el corazón conoce cuando aplica la distinción entre deseo y necesidad, entre emoción y sentimiento, entre la conducta autónoma y el comportamiento programado, entre la actitud del libre albedrío y el miedo al castigo de una autoridad abusiva e injusta. Siempre hablo de lo mismo, de la diferencia entre habitar la tercera o la quinta dimensión. Permanecer fuera y al margen o permanecer dentro del laberinto de la ignorancia diseñado por el Sistema y su Jefatura Negativa. La Jefatura Negativa viene y va, se intercalan y varian us áreas de influjo, aunque están las herencias y las sucesiones en los puestos, pero hay movimiento, un constante tira y afloja por el poder. El Sistema sin embargo, permanece inalterable con cada semana que pasa, con cada año y década. Crece y se hace enorme. Se perpetúa por la torpeza en la vibración del alma de los hombres y las mujeres que conforman a dicha jefatura que es «negativa» por la ausencia de activar la energía.

LHH.- Pero siempre me desconciertas Ol Sasha, entonces… ¿llamas a tomar las armas y derrocar a esa jefatura?

OS.- El Sistema es un avispero, no lo voy a patear. A nadie animo a que haga algo que pueda dañar o perjudicar a otro ser vivo, pero si no toma cartas en el asunto, a quien daña y perjudica… es a sí mismo, y a sus hijos y compañeros y familia y vecinos. La manera de «hacer algo» difiere del concepto clásico. Aplicar creatividad, igual que lo hizo Gandhi, es fundamental. Patear la colmena no resolvería nada. Justamente lo empeoraría. Sería perfecto para proclamar «estado de sitio» y Ley Marcial. Supongo que quienes mueven los hilos esperan eso en un futuro muy próximo. No es casualidad la cantidad de series de televisión y películas que muestran el final, el apocalipsis, la nueva realidad de nuestra civilización a manos de una fuerza omnipresente. La Jefatura Negativa busca cualquier excusa para multarte y castigarte y encerrarte bajo rejas. Sólo admite la opción de obedecer. No hay debate. La democracia es una pantomima. Ningún político plantea cuestiones vitales en sus programas electorales sobre la alimentación y los transgénicos o la inteligencia artificial y los experimentos genéticos a puertas cerradas. Pero que no se escape este pequeño detalle… no están preparados para la fraternidad. No están listos para afrontar la unidad. La población mundial es un gigante dormido que si se levanta… aplasta al Sistema de un sólo manotazo.

LHH.- Entonces, sí lo eres, violento…

OS.- Llevo muchos años hablando del Capitalismo Humanizado y los Principios Humanistas Fundamentales. Muestro la realidad, animando a quitarse «la venda de los ojos». Sugiero la consciencia de unidad, la fraternidad universal, la alegría compartida, el bienestar general. ¿Dónde está la violencia? Protegerse del mal, es un deber, nunca un acto violento. Hacer que ésta defensa sume, en vez de restar, no me convierte en violento. No hacer nada es ser violento con uno mismo y el resto de la raza humana. O me dirás que seguir como hasta la fecha, ésta es la mejor opción para nuestra civilización…

LHH.- Alguien podría decir que eres un lunático o un psicótico con delirios de grandeza…

OS.- Lo dirán, incluso cosas mayores y sin duda peores. Sólo para no afrontar las cosas que digo. Otra táctica de distracción… ¡cortinas de humo espeso! Ridiculizar es algo que siempre funciona. Pero dejando a un lado a quienes son parte interesada en desacreditarme y manchar mi reputación, las demás personas que escuchan y se posicionan, si lo hacen en favor del Sistema, demuestran ser los secuaces de la Jefatura Negativa o sonámbulos empedernidos. Personas de corta mira, y el corazón encogido, que descartan la posibilidad del alma magnifica que no se requiere para estar en el Sistema. Pero para ser en total potencialidad, y estar en completa plenitud, en paz con uno mismo y el planeta, se precisa de la vibración que activa la energía humana. Por qué personas como Julian Assange o Edward Snowden y Veronica Guerin son señalados como criminales, en vez de aclamados como héroes. Entiendo que en el caso del popular Unabomber (Theodore Kaczynski), por ejemplo, que hizo estallar 16 artefactos explosivos hiriendo y matando para llamar la atención de los medios y conseguir que se publicara su ensayo sobre la sociedad industrial y su futuro, no fue una estrategia acertada. Pero se trataba de una persona lista y culta, un matemático, un filósofo convertido en terrorista. Se quejaba, de manera equivocada en su proceder ¡por supuesto! Pero lo hacía con toda la razón del mundo acerca de nuestra sociedad contemporánea. En su análisis, puso énfasis en las consecuencias nefastas que trajo consigo los avances tecnológicos. Amenazó con seguir enviando paquetes bomba, a menos que se publicara su escrito. Puede leerse en Internet, ¿cuántas personas lo han hecho?

LHH.- ¿Hacía daño a otras personas para conseguir que se publicara su ensayo?

OS.- A diario los gobiernos hacen daño deliberadamente contra múltiples personas. ¿A cuántas personas mata la industria farmacéutica? ¿Cuántos inocentes e indefensos mueren a manos de militares armados hasta los dientes? La cuota de «ese daño militar» sin embargo, no es tan elevada en comparación con los actos cotidianos de las grandes corporaciones contra el planeta que habitamos. Estoy de acuerdo. Ted no utilizó una vía acertada. Mi música, sí lo es, acertada. Podrá gustarte o no gustarte la manera de cantar o los instrumentos y la forma de armonizarlos, pero dudo que nadie pueda llamarme mentiroso. ¿Me llamarán valiente? ¿Las personas no escucharan ciertas canciones por miedo a que los identifiquen?

LHH.- Ciertamente Unabomber se equivocó en la forma, pero la tuya ¡es favorable!

OS.- Favorable para la comunidad, también lo siento así, y no es obligado que escuchen las canciones. Pero es una posibilidad, una oportunidad. Si lees el ensayo de Ted, deduces que fue un erudito que se avanzó a su época. Las ideas planteadas eran premonitorias y se pudieron leer en su momento porque hizo lo que hizo. Hacer cosas, es fundamental. Hacerlas sin dañar o perjudicar, esencial. Muchas personas compartieron la filosofía del Unabomber, a pesar de que el autor había hecho lo que había hecho. Pero la dinámica del cambio se apaciguó, y rápidamente todo volvió a la normalidad. Se olvidó que ese hombre dedicó treinta años a desarrollar un escrito y, que por ese afán de publicar el escrito, para que las personas pudieran leerlo y participar de sus ideas, se pudre todavía hoy en la cárcel con la sentencia de cadena perpetua.

LHH.- No sabía de todo esto que dices, siempre aprendo contigo, Ol Sasha.

OS.- El coeficiente mental de Theodore Kaczynski era de 167. Albert Einstein también estaba por encima del IQ 160, al igual que Stephen Hawking y Bill Gates. Lo que convirtió a Ted en Unabomber, fueron sus métodos controversiales, pero eso no quita que él no tuviera razón en todo lo escrito. Claro que pudo hacer otras cosas, como hizo Gandhi con la marcha de la sal o tejiendo su propia ropa. Era un matemático brillante, con doctorado. Enseñaba en la universidad. Pero eligió retirarse a una cabaña sin electricidad ni agua en Montana. Ahí escribió su ensayo, al mismo tiempo que fabricaba bombas caseras. Extraña combinación. En la época actual, hubiera bastado un blog y una actividad de mover los post en las redes sociales, ahora… ¿hubiera sido efectivo? ¿Cuántas publicaciones profundas, veraces, aleccionadoras, de servicio a la comunidad se están leyendo hoy? ¿Cuántas mentiras rimbombantes publicadas se hacen virales y entretienen a la gente, alejándola de la realidad de nuestro tiempo?

LHH.- Tú, ¿te identificas con Unabomber?

OS.- La verdad es que con una parte de Ted, sí. Pasé un largo período de mi vida confundido, intentando dotar de un nuevo rumbo a mi existir y, daba largos paseos por las montañas con Zaak, mi perro. Vivía en una gran casa en lo alto de una montaña, la bautice como Galdana. Hay todo un capítulo en mi novela «Conciliación: el hombre que se abrazó por dentro» que trata sobre Oscar, mi alter ego, a quién denominaba «el ermitaño». El relato era un reflejo de mi situación personal. Cuestionaba todos los avances del hombre moderno a lo largo del siglo XX, realizando una crítica de que quizás, el progreso no había sido tan favorable para el ser humano. Recuerdo que en ese período me daba por abrazarme a los árboles y darle besos a la corteza, de igual modo que si fuera la mejilla de un niño. Supongo que si alguien me viera, pensaría que estaba loco. Pero la manera de manifestarse del alma, tiene innumerables formas, no sujetas a protocolos tradiciones o manuales de instrucción. Nunca quise retraerme. Me aparté de la sociedad. Desistí continuar representando un papel que no era yo. Estuve aislado, retirado, refugiado. Posibilitar el que se me cruzaran los cables, era algo atrayente para mí, aunque jamás realizaría una acción como la del Unabomber. Tuve un período de introspección y transición… tenía que asimilar mi mundo y civilización.

Nunca lastimaría a un ser vivo, excepto para protegerme ante una agresión.

 

LHH.- ¿Te gusta tu vida de ahora?

OS.- Yo no sabía que podía componer. No lo averigüé, hasta que me puse a hacerlo. Siempre quise cantar, pero nunca me atreví, sobre todo cuando se me cerraron las puertas, justamente después de firmar un contrato en exclusiva con una discográfica por tres años. Treinta años después, me veo en la necesidad de decir muchas cosas y quiero hacerme oír, pero actualmente no se leen libros, así que he optado por los clips musicales, que son una manera amena de dar a conocer ideas y mensajes que considero útiles y convenientes. A menudo, es cuestión de tomar riesgos y lanzarse al abismo sin red. Rápidamente descubres que tienes unas inmensas alas para volar alto, en vez de empotrarte contra el suelo. Sin embargo, la mayoría de personas retrocede ante el abismo. Temen el vértigo del desafío. El libre albedrío se convierte en un regalo que ofrecen al Sistema, a cambio de una penosa y miserable existencia que consideran «feliz» porque gozan de materialidad y comodidades tecnológicas. Usar libremente la voluntad consciente, es lo que hace la diferencia en nuestros días de esclavitud por la tiranía de las instituciones.

LHH.- ¿Los ciudadanos, somos conejillos y ratones con los que se experimenta.. o somos ovejas de un rebaño rodeado por perros y pastores?

OS.- Sin duda hay un pastor que vigila con su uniforme, apoyado con varios perros rabiosos que ladran e intimidan. Así se dirige. Así se controla. Con la presión del miedo. Con la mentira como alimento. A los ciudadanos nos envuelve una espesa niebla perversa, que interfiere en la conciliación y la opción del abrazo íntimo. El Sistema sabotea las capacidades naturales de las personas. Infecta y adultera la condición inalienable del ser humano. Esto es inadmisible, pero así sucede cada día. Desde hace mucho tiempo, y cada vez con mayor presión y mecanismos más refinados y sofisticados. Es un escándalo. Observa a las personas… casi ninguna se incomoda. ¿La razón? La lógica aprendida: mientras no me afecte a mí, todo está bien. Se mira a otro lado. Se cruzan de brazos. No puedo proceder de igual modo ¡no puedo! No. Demasiadas personas prefieren entretenerse con tonterías antes de socorrer al hermano y auxiliar a sus semejantes más vulnerables. Algunos se llaman católicos, ¿dónde queda el amor al prójimo?

LHH.- Se distraen, ¿para soportarlo?

OS.- Claro. Intentan el autoengaño. Se ocultan detrás del entretenimiento frívolo, hasta que la tragedia también los alcanza y, ya es demasiado tarde para hacer nada. El Sistema es una apisonadora que todo lo aplasta y nada de valor sobrevive. Únicamente los autómatas que se conectan a la gran maquinaria como una pieza más que encaja a la perfección, y que es fácilmente sustituible por otra cuando ya no sirve. Si un ciudadano no funciona, se lo arrincona de mil formas distintas para que no entorpezca el alimento del monstruo que crece y se llama SISTEMA. No fallamos las personas. Falla la estructura que algunos inventaron, y que cada vez dispone de una vida propia menos controlable por los humanos. Esto es la propia autodestrucción anticipada. La punta del iceberg es la tecnología desmesurada que ha eliminado demasiadas acciones propias destinadas sólo a ser realizadas por personas.

LHH.- Parece que hables de ciencia ficción.. ¿hay foros donde se discuten estas ideas que compartes?

OS.- Sí los hay, algunos son creados por miembros del Sistema. Si existen algunos realmente independientes, pues los silencian. Por eso opto por la vida musical como un trovador moderno que deja constancia de la verdad de nuestra época para la posteridad, si es que el ser humano sobrevive a esta era donde lo técnico ha sustituido a lo humano. Donde el poder le va ganando el pulso al amor. Donde insensibilidad e inconsciencia se jactan de cumplir con la norma vigente. Me gustaría encontrar foros para el debate inteligente e interesante con fines altruistas. Mientras tanto, seguiré compartiendo públicamente mis consideraciones en esta plataforma. En Internet las cosas se quedan. No desaparecen, aunque los buscadores programen los algoritmos para marginar conceptos y censurar ideas. Al final, nada es más grato que una tertulia, mirándonos a los ojos mutuamente y escuchando el timbre y textura de la voz, su cadencia y tono, y todo lo que el alma quiere compartir. Hacen falta ciudadanos responsables.

LHH.- Sin censura ni represalias, ¿sería un buen lema?

OS.- Magnífico. Perfecto. Me gustaría participar de un auditorio donde surgiera el debate espontáneo y generoso, con respeto por cualquier idea bien argumentada y coherente. Intercambiar ideas es sano y conveniente, desde la base del enriquecimiento mutuo, además de la mejora social. Esto promueve el Rockaware. Estamos organizando el primer festival internacional de música de consciencia para alcanzar juntos la Sociedad Mejorada.

LHH.- ¿Qué significa ser un ciudadano responsable?

Os.- Ofrecer lo mejor de sí mismo al conjunto de la comunidad. Participar de las mejoras para el bien común. Alentar a los demás mediante una actitud y una conducta que sirvan de ejemplo estimulante e inspirador. No admitir la tortura institucional, ni ser parte de ella y su burocracia. No participar de la tiranía de las leyes que se aplican sólo a la población general mientras que los que se sitúan entre las sombras, continúan con actividades ilícitas amparados por el paraguas jurídico o la valija diplomática de la impunidad. Este Sistema nos lleva al colapso de la energía. Si se sigue idolatrando lo tecnológico y lo legal, con la anestesia voluntaria de parte de hombres y mujeres, nuestra época será cada vez más y más deprimente y dolorosa por lo maligno del proceder insustancial y artificial, propio de un sistema operativo similar al de las computadoras.

LHH.- ¿La gente colabora o se opone?

OS.- Si se opusiera, no se perpetuaría cada día el Sistema. No engordaría y aumentaría de tamaño este monstruo. Fíjate que su presencia es cada vez mayor y ensombrece hasta los rincones más insospechados de la vida de las personas. Crece el índice de daño letal. Hay formas de oponerse, la más efectiva es la de no cooperar con lo maligno. No hablo de diablo o demonios o del infierno, eso es muy católico. Defino «mal o maldad» con un comportamiento negativo, es decir, exento de amor y consciencia y libertad, que deriva en una situación desagradable que ocasiona dolor agudo o sufrimiento continuo. Cualquier acción dirigida al perjuicio intencionado, es destructiva e indecente y debería suprimirse. Es necesario evitar los actos poco éticos e inmorales. El daño no se mide sólo a nivel físico, sobre todo, tiene más que ver con el daño al espíritu y su libre albedrío. En este sentido, el Sistema es maligno y su maldad, perversa.

LHH.- Me encanta conversar contigo, pero a veces me resulta más grato el poder verlo en un marco practico y cotidiano, ¿cómo se aplican tus propuestas?

Os.- Demasiadas cosas embrutecen a los corazones y las mentes de los ciudadanos. ¿Por qué continuar con -lo maligno- en nuestras vidas? Si la respuesta es «Por dinero, tengo que pagar facturas», hombres y mujeres están siendo el obstáculo, y a su vez, la solución. Método ENERGYS es viable. Está disponible para llevarse a cabo. Hice mi parte. Pero es cosa de todos que sea una realidad viable. Ponerse de acuerdo debería ser muy fácil. Estamos divididos en demasiados colectivos distintos, separados por etiquetas impuestas desde el Sistema que ayudan a enmarcar al «lobo bueno blanco» y al «lobo malo negro» que también podría traducirse en hacer las cosas que te llevan «al cielo» o hacer las cosas que te llevan «al infierno»… pero nadie nunca ha confirmado la existencia de tales lugares. Cuando la raza humana debería actuar y moverse unida como especie… un hombre es cada uno de los diferentes hombres… una mujer es cada una de las diferentes mujeres… la suma de las almas de cada persona es la personalidad del alma de nuestra raza.

LHH.- Siempre presente.. ¡no abandonas este proyecto de capitalismo humanizado!

OS.- Método ENERGYS no equivale a escupirle al Sistema. Es una manera legítima de defenderse de la agresión y la violencia impuesta por el Sistema. Es un convivir con las actuales instituciones, pero debilitando su influencia, y fortaleciendo los atributos naturales del ser humano. Hablo de innovación social en favor de la Sociedad Mejorada. No hablo de rebelarse y luchar contra el Sistema y los miembros de su jefatura. No digo de pelear como revolucionarios que devienen sanguinarios. Nuestra alma es el arma. Así canto en una canción que igual se agarra una metralleta que una guitarra, igual se lanza una granada que una canción.

LHH.- Hermosas metáforas… por cierto, me encanta la canción HASTA CUANDO.,, con su juego inteligente de parábolas que dicen muchas cosas para quien se adentra en la imagen

OS.- Gracias, Lety.

Hay muchas formas de protegerse, y para la mayoría de ellas, no se precisa violencia.

LHH.- Entonces, continuemos.. el Sistema, ¿es el villano?

OS.- La polaridad y la dualidad son herramientas del Sistema. En vez de observarlo y darle prioridad, mejor me concentro en analizar al ser humano. Cada ciudadano es víctima y verdugo. Esto es justamente lo más absurdo de todo. Mientras nada se hace para resolver… ¡cada uno se vuelve el peor enemigo de sí mismo!

LHH.- Al final va a ser a ti, a quien van a ver como alguien diabólico…

OS.- Eso significa que muchos otros van a verme como un ángel salvador. Esto es lo que te digo de la dualidad o polaridad que inculcan en las escuelas infantiles. No demos importancia al Sistema y su adoctrinamiento y enseñanzas. Seguro que ni soy tan malo, ni soy tampoco tan bueno. Al final, lo que es vital, no soy yo. Es lo que sucede, y lo que cada persona está dispuesta a hacer a partir del hallazgo. Basta con darnos prioridad a nosotros mismos en vez de señalar a un tercero, o identificarnos con otros, sólo porque es lo habitual y correcto a los ojos del Sistema. Basta con empezar a tomar el control y empoderarnos de cada decisión y acto que ejecutamos por nosotros mismos, nunca empujados por las leyes y las normas y las costumbres y tradiciones, que siempre deberían considerarse como «sugerencias» en vez de «obligaciones». Hablo de empoderarnos desde el alma activada que expande dones y talentos y se expresa para dejar su propia huella, no la del líder que el Sistema determina. Lo que sucede es absurdo, y tiene una resolución muy simple. Empecemos por cantar y bailar. Divirtámonos en vez de sufrir. El Rockaware existe para la dinámica de la mutua alegría en beneficio de todos. Algo así, ¿puede ser dañino o perjudicial?

LHH.- Tiendes a alejarte de lo conocido, ¿cierto?

OS.- De eso se trata. Si hacemos lo más común y habitual, siempre lo mismo, obtendremos exactamente el mismo resultado. Hay que experimentar para trascender a otro nivel. Por eso mis canciones son largas. Son conferencias, ensayos, manifiestos. Reflejan un abanico de posibilidades. Cada propuesta está explicada desde varias perspectivas, para que así se entienda mejor. Hay canciones hermanas, por ejemplo, es obvio que «CON ARTE ME POSICIONO» es hermana de «CON ARTE LO CONSIGO». La canción «ROMPER LAS CADENAS» tiene su continuidad en «SIN CADENAS». Respecto al tema de la muerte, se unen, por ejemplo, «MÁS GRANDES QUE EL AMOR» y «EXTRAÑARTE NO AYUDA» y «DE LA MUERTE CONVERSAR» o la que está todavía en fase de borrador «MORIR VIBRANDO».

LHH.- Las conversaciones contigo siguen teniendo un gran impacto para mí, gracias. Pero te advierto, que mucha gente saldrá llamándote «basura».

OS.- Mi identidad, autoestima, actitud y conducta, dependen directamente de mi voluntad consciente y del libre albedrío. No queda afectada por lo que digan terceras personas, sean quienes sean, y digan lo que digan. Lo que opino y siento, viene determinado por lo que pienso y siento en mi interior. Yo opino sobre mí, y soy muy exigente conmigo mismo. Nadie sabe mejor que yo lo que me conviene de verdad. Te aseguro que nunca he perdido el tiempo en acusaciones o ridiculizaciones, ni siquiera en la escuela primaria cuando se burlaban de mi forma de caminar. Tampoco ya siendo adulto, cuando me señalaban como soberbio y arrogante, sólo porque transmitía seguridad en mí mismo y nunca se apreciaba una gota de temor o duda. Siempre me he demorado en tomar una decisión, pero una vez alcanzado el posicionamiento ¡ya no me muevo! Porque es la conclusión final, luego de mucho trabajo interno. Es como el contenido de ésta, y las otras entrevistas que me has ido haciendo a lo largo de estos dos años. Claro que sé que mi testimonio va a incomodar. Pero me adelanté escribiendo la canción publicada en marzo del 2019 «INCÓMODO TESTIMONIO» o su hermana «LEAL A MÍ». Sé que habrá rumores maliciosos, conforme aumente mi popularidad y el mensaje alcance a un mayor número de personas, pero ahí están «CONFIESO ESTE SENTIR» y «CONFÍO EN MI VIBRAR». Las acusaciones contra mi persona, podrán tener sus aclaraciones desde mi declaración pública (pestaña disponible web oficial «Declaraciones»), o la publicación de una nueva canción que trate ese suceso o asunto. Quienes quieran saber la verdad, podrán escuchar la canción o leer el artículo en la pestaña de Respuesta de mi plataforma on line. Deberán escuchar mi versión antes de establecer su propio veredicto. Dejarse llevar por la corriente mediática, dice mucho de quien lo hace. Hay maneras de mantener siempre funcionando la web, activando sub-canales en redes sociales. Cualquier cosa que haga, viene respaldada con una meditación previa, así como toda mi honestidad, apoyada con pruebas y datos que se puedan contrastar.

LHH.- No eres para nada endeble o convencional, resultas un hombre de coraje con una causa noble, enhorabuena.

OS.- El Sistema jamás me ganará, a menos que yo se lo permita. No podrá borrarme del mapa, a menos que me asesine. Tampoco logrará endurecerme hasta el punto de ignorar el sufrimiento ajeno. Nunca me convertiré en un activista agresivo que causa destrozos materiales o provoca daños físicos como Unabomber. Nada de lo que una institución intente, afectará al amor que hay en mi ser. Nada de lo que intente el Sistema conseguirá menguar mi sensibilidad, pureza e inocencia.

LHH.- Dirán que eres esquizofrénico o paranoico y un teórico de la conspiración.

OS.- No hay teoría. Hay una certeza contrastable. Teoría es el término que utilizan, justamente quienes colaboran con el Sistema. Quienes así lo advierten, se delatan como secuaces de la Jefatura Negativa para poder liderar el debate. Hay infinidad de pruebas que revelan una actividad fraudulenta desde las altas instancias de gobierno, por encima de los países. Me refiero a multinacionales también, no solamente organismos internacionales. Los sociopatas, son quienes no aplican el amor en cada acción del día. Son sicarios de una élite camuflada en las sombras, detrás de los organigramas. Los psicópatas son las entidades de inteligencia avanzada, torpes en el amor.. y no voy a entrar a debatir si son o no son nacidos en la Tierra o pertenecen a otros lugares del cosmos. Puede sorprendernos, pero a mí me sorprende más la pasividad de las personas. El conformismo es una enfermedad. Por eso suelo referirme a la «sociedad enferma»… pues hay demasiada tolerancia al sufrimiento. Por eso me refiero a la «Sociedad Mejorada»… pues la sociedad es la vibración de las personas de la comunidad. Existe la opción de vibrar, para mejorarnos como unidad. Sucede cuando ponemos en común la vibración de la energía que conforma nuestra raza.

LHH.- Estoy de acuerdo contigo en que se buscan cortinas de humo para distraernos. También estoy convencida, que SÍ se pueden hacer muchas cosas…

OS.- Miles. Desde la creatividad, que no daña. Como el simbólico acto de Gandhi en Sudáfrica quemando los pases oficiales de las personas de color, algo que enfureció al gobierno de su majestad británica, dando origen a una polémica que nadie hubiera dicho que ganarían los más débiles, armados tan sólo por su dignidad. El arte es una buena plataforma que permite mucha creatividad. Pero hay que evitar ser absorbidos por la industria y los poderosos del negocio del entretenimiento. Hay versiones más pequeñas del Sistema, y una Jefatura Negativa a menor escala… ¡en todos los sectores conocidos! Se trata de unas normas y de un grupo que domina información privilegiada, cuya meta es domesticarte y moldearte para que hagas lo que se te dice, y cuando se te dice, por supuesto, en relación a las cuestiones que siempre los benefician.

LHH.- Te refieres a que hay artistas que se dejan comprar, para ganar… Venden su alma a cambio de triunfar…

OS.- Es el denominado «pacto con el diablo». La cárcel de la fama y éxito. Te vuelves popular. Vendes millones, a cambio de actuar de la manera a como te lo indican. Exactamente dónde lo indican, censurando canciones y declaraciones. Un artista, no deja de ser un ser humano, cuyo testimonio tiene valor. Un artista también es un ciudadano cuya opinión debe contar en el itinerario de la civilización a la que pertenece. Precisamente el arte debe ser provocador, cuestionar la cultura, para mejorar el acontecer en lo posible. El Sistema tiene muchas caras y maneras de hacerse presente para manipular los acontecimientos, dominando a los protagonistas de la historia.

LHH.- Te das cuenta que vuelves a encender la hoguera con más leña…

OS.- Cuando eres atacado, desacreditado, humillado, ¿debes aceptarlo sin más? ¡No! En mi opinión… nunca ¡jamás! Por eso llevo tantos años hablando del segundo nacimiento, de la conciliación con uno mismo, del abrazarse por dentro y resurgir como Ave Fénix. Hablo de tercera y quinta dimensión, porque todas las pequeñas criaturas que llegan a la cuna son sometidas a la dictadura del Sistema. Todos los recién nacidos, desde que nacen y respiran tras los golpes del médico, serán golpeados por el Sistema. El Sistema quiere que lloren, para escuchar su llanto. En su condición de adultos, el Sistema necesita que obedezcan, y regalen el valioso tesoro que es su energía vital. Todos fuimos hace tiempo niños o niñas instruidos en el bien de la autoridad, y la urgencia de obedecer a los progenitores, al profesor del colegio, al policía de la calle y al catedrático de la universidad. El ataque es sistemático. Te acostumbras desde temprana edad. Los adultos repiten el comportamiento de sus padres y madres. Adoptan su papel como piezas que encajan en la maquinaria. Se trata de una agresión sistemática desde distintos frentes, que se retroalimentan para dar forma y sentido a las ilusiones del Sistema. Lo explico ampliamente en el libro «Creando juntos la Sociedad Mejorada». En vez de volverme un ciudadano hostil o convertirme en un moderno Robin Hood, decidí escribir canciones y cantarlas desde el alma activada. Interpreto mis propias melodías que son un reflejo de mi sentir interno. Soy inofensivo, pero mis palabras están afiladas como la punta de una aguja.

Antes de intentar dañar o perjudicar, conviene desafiar la creatividad para encontrar maneras que resuelven conflictos y solucionan situaciones.

 

LHH.- Es indudable, y coincido contigo, el actual Sistema es nocivo para la gente.

OS.- Pero cada persona elige si quiere estar en una posición de baja o alta vibración. Depende si permite que le afecte o no le afecte. La influencia funciona cuando tú le abres la puerta y dejas que lo tóxico te infecte. No entiendo como las personas no hacen todo lo que está en sus manos y pies para protegerse y defender sus vidas, y por ende, la vida de nuestra raza. La zona de confort no existe. El verdadero confort es la plenitud. Lo políticamente correcto… ¡no es natural! Lo que es natural de verdad, es la vibración que prioriza la energía que jamás puede ser nociva para la comunidad y el planeta que habitamos… Lo que se denomina con la expresión jocosa «políticamente correcto» es la armadura y el corsé… la nula acción real ¡la castración del sentir! Se convierte la acción en la manera de existir… ¡una prisión de normas que cumplir! Es decir, la distancia de la armonía con el devenir…. ¡con el vibrar!

LHH.- ¿Es demasiado tarde?…

OS.- Nunca (sonríe). Cada momento es un potencial punto de partida para desplegar la propia identidad, y toda la potencialidad energética de la que somos dueños cada uno de los seres humanos. Jamás puede ser patrimonio del Sistema la energía de los ciudadanos. Mi obra es la de un visionario sin pelos en la lengua, que quizás no tenga una voz maravillosa, pero sí la disciplina para cantar a diario mejor que la anterior vez que piso el escenario. Soy un artista en evolución, en constante aprendizaje. Todos somos artistas si agudizamos el ingenio. Todos somos visionarios cuando aprendemos a observar y cuestionar la realidad que nos ofrecen en bandeja, como un holograma diseñado para no ser alterado ni modificado. Cada hombre y mujer, contiene tesoros inmensos, que serán descubiertos en el momento que se decidan a actuar desde su esencia, en vez de seguir y ejecutar obedientemente, todas las directrices de terceros. Mientras se prioricen los intereses del poder, lo políticamente correcto lo establecen los políticos… ¡y sabemos que mienten! El político habla escondiendo la verdad. Yo canto, regalándola, exponiéndola públicamente.

LHH.- Estás poniendo a las personas en una disyuntiva, Ol Sasha.

OS.- La misma a la que yo me sometí. No digo qué hacer, atenta al detalle. Sólo muestro la parte de atrás del escenario, y abro la puerta, para que la audiencia salga a respirar aire puro en medio de la naturaleza donde el sonido de la paz tranquiliza y sosiega. El Sistema no desaparece por mucho que abra las luces de la sala. El Sistema no se desvanece aunque se vea claramente la estructura y su engranaje de presión. Quedan al descubierto los trucos de los efectos especiales, pero esa magia no escapa, no se fuga, continúa imponiendo sus trampas y triquiñuelas. La realidad se impone como puñetazo que te hace tambalear en el filo del precipicio. En medio de la quietud, bajo la sombra del árbol, acostado boca arriba, comprendes que la influencia y presencia del Sistema en la vida de las personas, puede reducirse y disminuir hasta estrecharse. La influencia se constriñe cuando decidimos que ya no nos afecte y comprobamos que algunas cosas señaladas como peligrosas, pues no lo son. Lo peligroso es quedarte con el dictamen de un tercero, sin saber la verdad por experiencia propia. Yo metí la mano en el fuego para saber que el fuego quema, no me contenté con que nadie me lo dijera. La situación actual depende de los hombres y las mujeres del planeta, no depende del Sistema. Hay que utilizar la audacia, el coraje, y la voluntad, además de la creatividad y la honestidad. La realidad que se impondrá en el futuro, la deciden las personas. No la decide el Sistema. Si las personas deciden hacer algo concreto, las cosas cambiarán en gran medida. Si deciden no hacer nada, pues seguirán complicándose cada vez más y más, como ha venido sucediendo desde la década de los años sesenta en las que una encrucijada surgió… pero el Sistema reaccionó más rápidamente que las personas. Este hecho es el que realmente es escalofriante, que son la gran mayoría de las personas, quienes se ponen los grilletes y entran voluntariamente en la celda para sufrir de la cuna a la tumba. La solución la tenemos los seres humanos, al unirnos, al convivir en la fraternidad que aúna esfuerzos para el bien común. El Sistema es una estructura construida por unos pocos que perdieron su humanidad por el camino, y no recuerdan como amar desde el alma que conecta nuestra raza. Es así, y sólo es eso.

LHH.- Lo que dices tiene sentido, y a la vez es del todo absurdo lo que sucede…

OS.- Lógico o no, es así como están las cosas en la Tierra. Lo que tenemos es una libertad condicionada, igual que un preso al que se lo libera… ¡únicamente puede moverse con restricciones! Los hombres y las mujeres de los países llamados «de progreso» se piensan libres y son «reclusos modelo» que no provocan altercados en el patio de la prisión (el espacio llamado mundo o cárcel planetaria). Son prisioneros, porque deciden obedecer las líneas rojas, el semáforo en rojo en la madrugada, los uniformes que esconden chalecos manchados de sangre roja. Lo peor es que se van adaptando a este entorno desde la adolescencia y, brevemente en la juventud, gritan con el alma que ellos mismos silencian por miedos y amenazas de no lograr un empleo para sustentarse. Los adultos colaboran con las injusticias, la codicia empresarial y la tiranía institucional, en diversos grados e intensidades, según los estudios cursados y su actividad laboral… y algunos devienen cómplices del Sistema, secuaces de la Jefatura Negativa y se creen tener sangre azul.

LHH.- Hay más personas como tú, supongo que no eres el único con este temperamento…

OS.- Claro que hay infinidad de personas con este mismo sentir de lucidez, sintiéndose cómodas al superar la aversión al Sistema. Lo consiguen, porque al igual que yo, dejan aparcado al Ego a un lado de la carretera. Avanzan ligeras de equipaje y flexibles con el acontecer, sintiéndose tan adaptable como el agua. Pero el cuadro general es que una gran mayoría de personas, extravían la percepción del alma y la consciencia de su voluntad… ¡ya desde su infancia! Se obstaculiza la conducta desde el corazón. Se llena la mente de frenesí insustancial, pero desbocado. Desaparece la vibración porque el alma se encoge y se arruga. Muchas personas se convierten en un bosque talado. Viven como ríos infectados por los residuos tóxicos del Sistema.

LHH.- Estoy más que de acuerdo contigo, Ol Sasha, créeme.

OS.- Si miras por la ventana… sólo cemento y acero, cristal, y una constante niebla de confusión, contaminación y ruido. Somos como águilas acosadas por una manada de cuervos. Peces extirpados del mar, encerrados en una pecera de metal. Estrellas a las que les han arrebatado la noche oscura para evitar que puedan brillar. Escandaloso… pero no se quiebra mi espíritu. Muchos otros espíritus como el mío dan tímidos pasos, pero lentamente corrigen situaciones desde el silencio y la dignidad. Yo no varío mi propósito. Quiero ser favorable para mi comunidad. Tengo mucho más valor del que pueda atribuirme el Sistema. Sirvo para muchas más actividades de las que me asigna el Sistema. Mi postura es firme y puede parecer radical. Ciertamente, no soy el único. Aunque ellos y ellas no canten y bailen o escriban y compongan música… conocen perfectamente la letra de la canción «ELLOS Y ELLAS». Seguro inciden con sus propias herramientas para sanar la sociedad y la Tierra… amaneciendo cada nuevo día con mi tema «MANTRA DIURNO».

LHH.- La música es tu plataforma…

OS.- Un micrófono y altavoz para la difusión de esta «alerta máxima». Para que la conozcan bien, quienes todavía ignoran la realidad de nuestros días. Lo que hagan a continuación respecto al Sistema, es su responsabilidad. Esta es mi causa… la de ser un «despertador de almas», nada más. Alguien que propone una receta y, sólo con estas dos canciones «RECETA PARA LA HUMANIDAD» y «NUESTRA CASA», no se precisa ahondar más en mi catálogo de música. Mi discografía podría resumirse con estas dos canciones nada más.

LHH.- Dispones de unas 150 canciones en streaming y alientas a solamente escuchar dos… realmente, eres un artista atípico… digo, ¿no te interesa vender tus discos en las tiendas virtuales?

OS.- La música sana. Reúne a las personas más dispares para la diversión. Me encanta jugar y divertirme, al tiempo que realizo una actividad que beneficia. Con estas dos canciones mencionadas, siento que mi tarea queda completada. Pero hay personas que necesitan conocer en mayor detalle las causas, antes de poner en práctica las soluciones. Por ejemplo, en este sentido… en el tema «CREATIVIDAD DOMESTICA»… incluyo ambas partes, en la misma canción. Abordo todas las arista del asunto, que sintetizo para resumir el mensaje. Si podemos sonreír juntos, podemos bailar juntos y, si podemos cantar juntos… ¡podemos convivir juntos! Mi música es un canal hacia lo eterno de la energía que entra en sintonía para crear mundos paralelos. Nunca soy el líder que tiene en su poder ese canal y lo administra y gestiona a su antojo. El Rockaware es mucho más grande que yo.

LHH.- A veces, uno no sabe si tu eres un pedante o un ser de gran humildad…

OS.- Como cualquier otra persona, soy un ciudadano, nada más. Hice en mí mismo el cambio que quiero ver en el mundo. Desde entonces, me dedico a crear, junto a quien anhela una versión mejorada de nuestra sociedad. Una mejor dinámica en los acontecimientos. Una adecuación de las circunstancias, para que sean más propicias para todos. Con amor. Sin violencia. Con la creatividad que desafía a la adversidad. Sin dudarlo un instante. Gandhi me inspiró. Ojalá yo pueda inspirar a otras personas. Tal vez soy un pionero y todo da comienzo con la música, desde el Rockaware. Entiendo que mi aporte puede ser muy útil. Basta con escuchar el Disco EXTENDIDO.

LHH.- ¿Estás buscando reclutar partidarios?… lo pregunto para dejarlo claro.

OS.- Te respondo para dejarlo totalmente claro, Lety. No me interesa ser el líder de nada. Sí un promotor de algo con valor social. Quiero sumar, participar en la mejora que se hace urgente y necesaria. Soy presidente del partido político que fundé GESTIÓN INDEPENDIENTE DE CENTRO CATALÁN. Pero no nos presentamos a las elecciones de 1999, porque la democracia es una farsa. Sería colaborar con el Sistema. Estoy listo para mejorar el mundo, de hecho, lo hago a diario. Me encanta, lo disfruto. Me río. Gozo. Compruebo que no estoy solo. No soy el único. Muchas personas actúan con sigilo. Tampoco están dispuestas a atacar a nadie, pero no se quieren dejar pisotear un minuto más. No quieren pelear. Tampoco yo lucho. Pero todos, juntos, proyectamos los principios humanistas… ¡cada vez que es posible hacerlo!

LHH.- Eres un cantautor propuesta… no un cantautor protesta

OS.- Exacto. Lo he mencionado en varias ocasiones. No soy alguien que canta para mostrar públicamente una pataleta de descontento y rabia. Hay verdadera belleza en la energía del alma que se sabe hermosa, además de grandes cantidades de amor, sobre todo, de amor a uno mismo. Somos almas afines danzando en la sinergia que se contagia.

LHH.- Sin duda tu aporte, Ol Sasha, es muy efectivo y suscita diversas reacciones entre las personas y países. No dejas impasible. Perturbas. Imposible quedarse indiferente ante las letras de tus canciones y este testimonio durante la entrevista. Te felicito y, al mismo tiempo, te doy las gracias. Dejas muy clara tu intención. Este movimiento de innovación social está cohesionado, bien fundamentado y presentado de forma clara, brillante, y amena. Es una reacción oportuna a los sucesos de nuestra época. En vez de chocar contra los muros del Sistema, para intentar derribarlo, emprendes un senda que abres nueva, en medio de la maleza de la jungla inexplorada. Bien por ti, señor Rockaware, trovador moderno, poeta de las notas y mesías de la canción. Rechazar el abuso del poder es el primer paso para la autonomía. Condenar la codicia, es signo de valentía. No practicar el temperamento materialista, así como la preponderancia del Ego, es un modo certero de avanzar hacia la Sociedad Mejorada.

OS.- No hacen falta alianzas estratégicas ni grandes planes. Simplemente detenerse, no cooperar con las instituciones y el Sistema que rige la vida de nuestra civilización. Cerrar los ojos y respirar profundamente, lentamente, tranquilamente. Aprender a vibrar. Los lazos de energía se encargan de conectarnos los unos a los otros, a todos los que todavía guardamos la inocencia pura del alma. No recriminar al Sistema todos y cada uno de los actos de agresión, es atentar contra la propia dignidad humana. La pasividad (apatía o desidia), nunca puede ser una solución. Hay que decidir en que lado participas, debería ser muy fácil elegir.

LHH.- ¿Lo es?… entiendo que sí, pero no sé para los demás…

OS.- No puede haber límites a la hora de protegerse. Pactar con el Sistema es dejar atrás la virtud. ¿Cuál es el camino correcto?… el que tú elijas, pero decide con todos los datos disponibles. No lo hagas a ciegas, empujado por una fuerza bruta a la que temes te castigue. Cada hombre y mujer del planeta es responsable del rumbo de nuestra raza y del destino de la civilización actual. Cada ciudadano es responsable del desenlace final, tanto como de su propia vida y alegría. De mi parte, únicamente me queda decir una cosa: evita ser hipnotizado con mentiras, falsedades y engaños. Hazte preguntas. Busca respuestas. Siéntete bien con lo que encuentres y decidas hacer a partir de ahora. ¡Adelante! Enhorabuena por haber llegado hasta aquí, te felicito.

Desde que nací, las causas del deterioro de nuestro mundo, se han incrementado. Se han agrandando las consecuencias para el planeta, incluso han aparecido nuevos motivos de alarmante preocupación. Cada vez hay más razones objetivas y documentadas para detener al Sistema que sin embargo, se fortalece y se perpetúa. La tecnología ha tomado un control que supera al que tenía en décadas anteriores. Las élites están bien situadas en sus tronos. El Sistema se ha convertido en un gigantesco monstruo con varias cabezas. Resulta ya cada vez más incontrolable, hasta para los más poderosos en las instituciones. Pronto será imposible ganarle la partida, porque será indetectable. Todavía ahora, si las personas nobles y bondadosas nos unimos, aquellas sin ansias de poder o egoísmo, seguro logramos debilitar al gigante metálico que vive en los celulares y electrodomésticos y toda la red de Internet. Pero si se sigue alimentando, y por alimentarlo, también me refiero al uso constante, sin beneficio social, la inteligencia artificial tomará el control de la dominación total. Por favor… que el uso de tecnología no sea exclusivamente para el entretenimiento y la distracción que evita la reflexión humana. La meditación, facilita el diálogo con el alma y, para esto, no se requiere de ninguna tecnología.

Share:

Leave a Reply