VALOR TERAPÉUTICO

Ol Sasha está reinventando la música. La función social de las canciones, es la prioridad de este artista, que se aleja de las estrategias comerciales y el networking, centrándose en la actividad del coach. Fusiona ritmos y melodías con ensayos y conferencias filosóficas. Reúne el entretenimiento y la terapia divertida, junto al desarrollo personal y espiritual. Sus temas musicales se convierten en mantras sistemáticos. Al recuperar la poesía y los relatos literarios, la transmisión de conocimientos y enseñanzas se tornan amenas y agradables.

Eleva el Rock World Aware hasta el signo de lo memorable.

 

El negocio de la música está en transición. Para OL SASHA, está claro que la utilidad de la música ha mutado. Las nuevas tecnologías (Internet y el teléfono inteligente), han redefinido los parámetros de la industria y los hábitos del consumidor. Pero poco o nada de novedoso se había visto hasta la aparición del “ensayo musical” y las “conferencias mediante canciones” que ofrece el artista en su Disco EXTENDIDO, publicado hoy en las tiendas virtuales.

La música ha acompañado a nuestra raza desde tiempos ancestrales. Al principio, tenía un carácter ritualista. Señalaba las etapas en la vida de los individuos, además de los grandes eventos de su tribu. En la actualidad, no se puede nombrar un sólo rincón del planeta en donde la música no esté presente. ¿Pero cuáles son las ventajas de las canciones de nuestros días?…

Ol Sasha siente la música como un arte. El arte es una forma de expresión, pero él no se sentía identificado con ningún género en particular. Tampoco con ninguna canción en concreto. Anhelaba escuchar lo que susurraba su alma. Decidió darle vida. Fusionó varios géneros, hasta dotar de personalidad propia a su estilo, el cual denominó: ROCKAWARE.

 

 

Se ha comprobado que ciertas canciones y melodías, interpretadas por determinados instrumentos y de una manera concreta, ayudan considerablemente a sanar a las personas enfermas. Hay melodías que ponen sensibles a las personas. También hay canciones que ponen nerviosos y agresivos, por igual, a hombres y mujeres. Incluso hay himnos que ensalzan la alegría de manera inusitada. Pero ahora hay explicaciones sobre el mundo y la vida que abren los ojos del alma. Algunos ciudadanos dormidos, toman consciencia gracias al Rock World Aware.

El contenido del Disco EXTENDIDO de Ol Sasha (Cara A y Cara B), es una buena muestra de composiciones que liberan de la ficción del Sistema. A quienes las escuchan y analizan, asimilando su argumentación, se sorprenden de lo que pasa desapercibido entre la rutina de las prisas. El compositor e intérprete con vocación de COACH, presenta verdades desnudas de hipocresía. Canta para estimular y provocar con sus propuestas que animan a la ANARQUÍA DEL ALMA. Su alternativa proviene del contenido de su libro “Creando juntos la sociedad mejorada”. Su música es una extensión del mensaje que lanza desde Método ENERGYS.

Así es como el Rock World Aware abre la toma de consciencia particular, para unir y reunir a la ciudadanía planetaria entre canciones y bailes, dando el disparo de salida a todos los participantes de “la sociedad que se mejora a sí misma”. La difusión de los Principios Humanistas, convierte a cada tema de este singular artista en herramientas de una utilidad y de un servicio social sin precedentes en la historia de la música.

La unidad y fraternidad que presenta en el material publicado, promueve el bienestar general, animando a practicar la alegría compartida. Se fomenta el carácter pedagógico que hasta la fecha, ningún otro cantante popular había protagonizado antes.

Ol Sasha propone en sus “ensayos musicales” y “conferencias con canciones” la oportunidad de trascender los límites que ha impuesto El Sistema. Ayudando a descubrir la potencia de la energía, así como los atributos propios del alma humana, explora sonidos y notas que hablan sobre la vida y el mundo, desde otra dimensión más cercana a la paz interior y la armonía personal, en sintonía con la comunidad y la Naturaleza.

Las canciones del Disco Armonía, por ejemplo, son un auténtico regalo. Enseñanzas y lecciones de vida aprendida, que comparte con generosidad. Con la grandeza del que se ofrece con humildad, transmitiendo la experiencia adquirida, una vez comprobada que socorre y beneficia. Se trata de una tarea que no se había visto en el pasado, y que sin duda, se fortalecerá durante la presente década con multitud de aspirantes a imitar esta sensacional iniciativa.

Ol Sasha nos insta a sumergirnos en el instante presente, alcanzando la vibración musical que brevemente se detiene, y, entonces se flota entre los pensamientos, libres de prejuicios, abiertos de corazón, para absorber como esponja la sabia que revitaliza la energía obstruida.

El siglo XXI vino marcado por la era digital. La informática ha quitado de las manos a los libros. Las pantallas de cine se sustituyen por el celular. También se está arrinconado a la televisión. Los temas musicales Ol Sasha Rockaware resultan capsulas imprescindibles para el ciudadano actual, independientemente del sexo y la edad. No importa el lugar de residencia. Tampoco su credo político o la religión que procesa. Nunca las canciones volverán a tener tres minutos.

 

La música nunca es un QUÉ, sin más. Siempre puede ser un PARA QUÉ. Para qué tiene utilidad este contenido, esta melodía, este ritmo… me enfoco en el servicio social, en el beneficio particular de cada ciudadano del planeta… me encanta poder acompañarlos en este fenomenal viaje.

Share:

Leave a Reply