AVENTURERO EMPRENDEDOR AUTODIDACTA

NOTA DE PRENSA – Leticia Herrera Hurtado

Descargar PDF Kit prensa y público interesado

“Todas mis canciones tienen como figura base la energía. ¿De qué otra cosa podría hablar? ¿Para qué cantar sobre otra cosa? Prefiero conversar sobre lo que es, y para lo que sirve… mencionar todo lo que se puede hacer con la energía cuando se gestiona desde el alma activada. Energía es lo mismo que amor vida consciencia libertad belleza verdad… ¡así la siento! Así lo canto como eje fundamental de mi producción musical… como foco de mi obra… como fósforo que enciende la gigantesca hoguera que abre paso al ave fénix universal. Compartiendo un pedazo de mi alma con las personas… un pedazo de mi vida… Mi vida es mi obra. Mi obra es mi vida, igual que la energía” – Ol Sasha.

OL SASHA visionario nato, su vida transcurre siempre con dinamismo. Cuando su intuición lo lleva hacia algún lugar, se deja guiar. La sigue sin importar los obstáculos que se puedan encontrar durante el camino. Es audaz al momento de saltarlos o rodearlos. En ocasiones se ha enfrentado a situaciones complicadas, inclusive ha tenido que posponer o modificar la dirección de adonde se dirige, retrasando su llegada, pero sin desanimarse. Aguarda al precioso instante, seguro de alcanzar la meta. Su mirada y su corazón enfocados hacia donde ha prometido estar… justo al lugar hacia donde su intuición lo impulsó, mostrándole la imagen del propósito.

Un ser humano incansable. Imparable en su afán por mejorar el mundo. Lo demuestran la figura del Defensor del Ciudadano en su etapa política, el Método ENERGYS en su compromiso con la innovación social en el mundo de la tecnología informática. Ahora continúa su maratón existencial componiendo un cancionero que alcanza los 107 temas musicales, de los cuales tiene ya prácticamente la mitad grabados y se encuentran en proceso de masterización. También prepara el espectáculo musical BUCEAR EL ALMA. Constantemente envuelto en proyectos a futuro, vive intensamente cada instante presente.

Comprometido y apasionado con su actividad, con una convicción increíble y admirable por todo lo que decide emprender, no se deja intimidar por quién le dice hacia dónde debe caminar, asegurándole que se trata del camino lógico y correcto, y añadiendo -es adónde va la mayoría de la gente-. Ol Sasha prefiere ser anormal, desafiar las reglas que no existen en su interior, rechazando la lógica de la mente que razona para anular la vibración del espíritu.

No es que sea un revolucionario, es sólo que tiene muy claro lo que necesita, y desde que inició su etapa musical, ha habido múltiples sugerencias de tomar un rumbo musical más comercial. Pero é se mantiene inflexible ante cualquier distracción, no admite interrupciones y sigue avanzando con su gallardía. Una gallardía suicida a los ojos de la mayoría que la definen como su tumba. Tiene muy claro lo que necesita transmitir al público, tal como dijo en su cuaderno personal de diálogos internos:

“Prefiero mi derecho a expresar ideas, a la renuncia por incomodar con mis opiniones”.

Con gran acierto la vida lo reunió con su complemento musical, que él denomina Ocupación Vital. Hay que felicitar a quien colabora en los arreglos para asegurar la armonía. No todas las personas especializadas fueron capaces de ver más allá y aceptar el desafío del Rockaware… “Un experimento para divertirnos” puntualizó Ol Sasha a Jesús Cárdenas, quien comprendió el lenguaje y el significado de sus canciones y melodías aquel viernes de septiembre en Tijuana.

Conciliando lo que siente piensa dice y hace… prosigue con la música, la cual ha dado un giro de 180 grados a su vida, pero aún esta tremenda sacudida, yo que lo conozco de hace años, aseguro que su esencia sigue intacta. Atestiguo que está más interesado en plasmar en sus discos lo que su alma siente que en convertirse en un cantante producto de la mercadotecnia. Gustará o no gustará, pero podemos estar seguros que escuchamos al más puro Ol Sasha… al hombre desnudo.

Ciudadano carismático, ordinario, pero de actos extraordinarios, hay otra faceta que lo caracteriza. Para muchas personas es desconocida. Sobre todo para quienes no frecuentan su círculo personal más íntimo. Desconocen por completo su alegría y el entusiasmo que desprende como el aroma de una flor. Posee un gran sentido del humor. Se divierte y disfruta cada día de lo que realiza. Hay inocencia en su mirada. A veces es como ver a un niño emocionado explorando un juguete nuevo. Siempre con una sonrisa franca y espontanea que contagia.

Se sube al escenario con gran naturalidad, creando una conexión inmediata con su público, porque él ha sido durante las charlas a las que yo he asistido y durante las conferencias impartidas que he vivido, el reflejo inmediato de cada una de sus palabras. Ahora con la música, cada célula de su cuerpo es la energía que canta. Toda su música habla de energía… ¡con energía!

“Me encanta mi independencia. En las grandes compañías, la estructura corporativa obliga a los principales gerentes de productos-artista a tener que complacer constantemente a los accionistas, lo que a menudo deriva en proyecciones de ventas infladas y eventos fijados en fechas que todavía no están amarrados. Mucho antes de que exista evidencia alguna, hay presupuestos y estrategias diseñadas, cuyos presupuestos nunca obedecen a la realidad. Las cifras se manipulan y luego se convierten en espadas de Damocles. A mí no me interesan los aspectos de marketing y comercialización y márgenes de beneficio. No hago prospección de mercado, ni tampoco estimados o predicciones. Prefiero tener tiempo para reír y jugar, respiro profundamente y despacio, sin agendas apretadas. Ningún calendario cerrado relacionado con el álbum o el disco. Independencia, significa para mí espontaneidad, tranquilidad. Necesito proteger la autenticidad, mi propia naturalidad y dinamismo creativo. Sólo yo conozco cómo y cuándo soy realmente productivo. Que mi carrera profesional nunca se vea afectada por la urgencia de uno u otro suceso empresarial o relacionado con la industria musical. Yo me voy adaptando a los acontecimientos cada seis meses, fluyendo con el público durante los conciertos. Una actuación es el instante cumbre que llega y desaparece cuando termina el show. Es el único momento donde me interesa estar totalmente concentrado. Antes, me he enfocado en componer los temas que estoy dispuesto a compartir, desde las entrañas de mi alma enamorada de la vida” – Ol Sasha.

Share:

Leave a Reply