HOLA GENTE! PRESENTÁNDOME…

Bienvenid@s a mi 5ªDimensión. El lugar donde mis dones y talentos crean el universo que habito. Lo abro para ti. Gracias por estar aquí. Tal vez te interesa saber…

En mi infancia, camino del colegio Bon Soleil en las afueras de Barcelona, mirando el paisaje deslizarse a través de la ventana, solía canturrear melodías raras en un idioma ininteligible. Me hacía sentir bien. Me conectaba con algo indescifrable todavía. Pero sobretodo, apagaba mi tristeza. Distraía mi soledad. Llenaba mi enorme vacío.

Un tarde de domingo a principios de los 70’s estaba jugando con mis primas en su gran habitación, saltando de cama en cama, sin dejarme atrapar. Recuerdo que entré a la sala comedor donde estaban los mayores. No sé bien porqué entré, pero me topé con Elvis Presley en el televisor. Me sorprendió su imagen, su manera de sonreír. Me gustó como cantaba rodeado de chicas. Me impresionó que fuera capaz de golpear tan fuerte. Desde entonces me privé de comer helados. Bebía huevos crudos porque me explicaron que suaviza la voz. Me parecía asqueroso, pero me sacrificaba. Quería ser cantante y derribar a los malos.

Otra tarde de domingo le pedí a mi madre que me acompañara a mi habitación. Cerré la puerta, mientras le indicaba que se sentara en la cama y me observara. Estaba lleno de entusiasmo. Sentía una tremenda excitación. Ella no entendía el misterio. No comprendía qué sucedía. Presioné el botón del radio cassette para imitar a Elvis Presley. Había copiado sus gestos y su manera de sonreír.

Realicé un playback con una canción grabada directamente de la pantalla durante una de sus películas. Mi madre estaba perpleja. Cuando terminé se produjo un largo silencio. Yo esperaba que me felicitara. Pero no hubo ningún aplauso. Me miró fijamente. Dijo en catalán “Sigues tú mateix” (sé tú mismo). Se levantó y se marchó, dejándome completamente confundido.

No entendí lo que quiso decir. Sí percibí su decepción, y una gran angustia en sus ojos. Hubiera preferido que me explicara cómo se logra ser auténtico… cómo se alcanza uno a sí mismo… cómo se abraza por dentro el ser humano, hasta conseguir trascender con su esencia en la comunidad. Desde aquél momento, esto constituyó mi propósito.

Cuando contaba 24 años, tuve la oportunidad de entrar en la industria musical (período que va de noviembre 1988 a la primavera de 1989). Pero esta posibilidad se quebró, precisamente por la necesidad de ser genuino. Es curioso que 30 años más tarde se reproduzca la misma situación… como si el tiempo fuera circular y se repitieran ciertas etapas existenciales de las personas. Tal vez sí existe un “Destino”. Quizás las mujeres y los hombres estamos predestinados a ciertas actividades y eventos en nuestras vidas durante esta travesía por la Tierra… aunque francamente, en ese caso, opino que la vida sería predecible y aburrida y, del todo insulsa.

Me inclino por la potencia del libre albedrío. Opto por enfocarme en la facultad del ser humano. Elijo la voluntad consciente. Decido ser mi mejor versión, hoy. 

Share:

Leave a Reply